PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 18 de Mayo de 2015 00:00
                       MAP- Campos Electromagnéticos – C.E.M

                  Daños biológicos de los CEM; Equipos de medición y Apantallamientos

                                                                  Vitoria.   13 y 14 de Junio 2.015


                                                      PONENTES:Carles Labèrnia, Darío Acuña y Marcel Heim

 

Darío Acuña.EFECTO DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS EN LA SALUD HUMANA

Carles Labèrnia.  QUÉ Y COMO DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Campos eléctricos y campos magnéticos continuos, campos eléctricos y campos magnéticos

alternos de baja frecuencia, campos electromagnéticos de alta frecuencia.

¿Qué son?

¿Cómo y que los produce?

¿Cómo se miden?

¿Cómo se evalúan?

Marcel Heim

MEDIDORES DE CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA
- Medidores de alta frecuencia
- Medidores de baja frecuencia
- Características técnicas de los medidores
- Tipos de antenas y sensores.
- Accesorios y complementos

PROGRAMA

 

SABADO,  13-Junio

09,30                Llegada,

09,45 – 11,45    Efecto de los CEM sobre la salud;  Darío Acuña

11,45 – 12,00     Pausa

12,00 – 14,00    Qué y cómo de los Campos Electromagnéticos;  Carles Labernia

 

16,00 – 18,00    Medidores de contaminación electromagnética;   Marcel Heim

Materiales y sistemas efectivos para reducir la contaminación electromagnética

18,00 – 18,30     Pausa

18,30 – 20,00     Puesta en común ;  Preguntas y Debate.

 

DOMINGO,  14-Junio

10,00 – 13,00     Sesión práctica de calibrado de equipos.

Prácticas dirigidas por prospectores de la Asociación y afianzamiento de conocimientos.

11,15 – 11,45       Pausa y preguntas

11,45 – 14,00     Continuación: Demostración y práctica en exteriores. (Carles Labèrnia)

 

Lugar de Celebración:  Centro Cívico El Pilar, Plaza de la Constitución 5, 01012 Vitoria-Gasteiz.

 

Precio inscripción al MAP: 65€ SOCIOS DE GEA y 100€ NO SOCIOS.

 

Inscripciones y reservas:

Secretaria GEA al teléfono 964474650 o por email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

 

Sugerencia de Sitios para alojarse.

 

Albergue de la Catedral - c\Cuchillería nº 87 - 01001 Vitoria-Gasteiz (Araba/Álava) - 945 275 955 – Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

http://www.alberguecatedral.com/

 

Un estudio de Geobiología y Biohabitabilidad permite detectar y analizar las distintas radiaciones naturales y artificiales que forman parte de la vida cotidiana, siendo el fin del mismo el determinar el buen sitio y aportar opciones y soluciones para evitar la sobre exposición a las mismas.

Ante la presencia de una fuente de campos electromagnéticos, en sus distintas frecuencias, alejarse de la fuente suele ser la primera recomendación a fin de evitar una merma del bienestar y la salud de las personas. En determinadas situaciones esta opción no es posible por las dimensiones de la vivienda, o bien se precisa indicar el tomar medidas técnicas especializadas.

Para un futuro que ya es presente, en la problemática que se presenta con respecto a la contaminación electromagnética tanto de BAJA como de ALTA FRECUENCIA, cada día más omnipresente en nuestros espacios vitales, la escasez de soluciones totales, sin efectos adversos (jaula Faraday), y al alcance de todas las economías, tenemos el compromiso y la obligación, de como mínimo, estar atentos a toda nueva información contrastada sobre soluciones de protección, neutralización o aislamiento que pueda proteger eficazmente a los cada vez más afectados por estas insidiosas microondas de nuestra nueva era (los casos de personas con electrosensibilidad se están incrementando de manera muy notable y alarmante).

 

Es de obligación para el prospector experto en Geobiología conocer los niveles de contaminación eléctrica y electromagnética del edificio, los potenciales daños biológicos que puedan llegar a ocasionar  y los métodos, materiales y técnicas más actuales para recomendar en cada caso al consultante las soluciones más eficaces que protejan su hábitat de las inducciones de los Campos electromagnéticos.

Las aportaciones en este sentido se presentarán por profesionales que desde el seno o en la órbita de GEA han investigado y desarrollado cada uno de los sistemas  y factores que se expondrán en este MAP.

Durante la jornada del sábado se realizarán 3 ponencias de alto nivel, dirigidas por: Marcel Heim, Carles Labèrnia y Darío Acuña, y el domingo por la mañana se dedicará a la presentación de casos reales de apantallamiento, y se complementará con una sesión práctica de calibrado de equipos de medición. Un MAP especialmente dirigido a los prospectores, a los que se invita a traer sus equipos de medición y aprovechar para testarlos y calibrarlos, así como presentar sus trabajos a modo de casos prácticos

Presentaciones de los Ponentes

 

Carles A. Labèrnia Badia

Arquitecto Técnico

Graduado en Ingeniería de Edificación

Master en Diagnosis, Patologías y Técnicas de Rehabilitación

Master en Bioconstrucción

 

Marcel Heim

Gerente del CEARBE-KINDLING ESPAÑA SL
Representante y distribuidor en España de: Kindling, Gigahertz-Solutions, Yshield, Danell.


Referencias europeas en el sector de la electrocontaminación y medicina bioenergética.
Heilpraktiker (Titulado por el Ministerio de Sanidad de Alemania con especialidad en Medicina Bioenergética)


 

Darío Acuña

Catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada

 

Médico Especialista de Análisis Clínicos, Hospital Clínico San Cecilio,

Director del Grupo de Investigación CTS-101: Comunicación Intercelular.

Asesor Científico - Centro de Instrumentación Científica (Universidad de Granada).

Supervisor Laboratorio Instalaciones Radiactivas Centro de Investigación Biomédica, Universidad de Granada.

Director de la Red Temática del ISCIII sobre las Bases moleculares y celulares del daño oxidativo en el envejecimiento años 2003 y 2006.

Evaluador Experto de proyectos de investigaciónde diversas Agencia de Financiación nacionales y extranjeras
Más de 200 publiciaciones en el ámbito de la melatonina, cronodisrupción, inflamación, radicales libres y patologías derivadas de ellos.


 

Si bien todos los organismos vivos han evolucionado desde estructuras unicelulares simples hasta organismos pluricelulares complejos, esta evolución se hizo siempre de forma que sus respuestas se dirigían hacia la mejor adaptación al medio ambiente. Entre otros fenómenos ambientales, esta evolución estuvo sometida al campo eléctrico y magnético terrestre. El primero oscila entre 100 y 250 V/m, pudiendo aumentar hasta 15-20 kV/m durante las tormentas. A su vez, el campo magnético terrestre, estático, es de 500 mG = 50 μT, oscilando también de manera natural en función de cambios como tormentas magnéticas solares. Pero los distintos órganos y tejidos del organismo humano generan campos magnéticos, tales como el cerebro, de 1 pT, y el corazón, de 50 pT. Entonces, vemos que el organismo, humano en este caso, ha estado sometido a un campo electromagnético, el terrestre, mucho más elevado que el que genera el propio organismo.

Tenemos que concluir que, al menos en principio, después de los millones de años de evolución de la vida pluricelular compleja, de algún modo los organismos tuvieron que habituarse al CEM terrestre para que no le afectara negativamente. Aún más, diversas especies animales utilizan el CEM terrestre en su propio beneficio; así, es el caso de las migraciones de las aves, por medio de la orientación de partículas ferromagnéticas (magnetita) que actúan como imanes que se alinean en el campo magnético, o la precepción por fotopigmentos excitables, o la orientación de determinadas bacterias. En muchos casos, estos sistemas son capaces de detectar hasta 10 nT de variación del CEM, es decir, un 0.02% del CEM terrestre.

Según estas premisas, si los organismos vivos son capaces de detectar tan pequeños cambios en el CEM terrestre para su beneficio, ¿no sería lógico pensar que si esos cambios en los CEM ambientales son más elevados podrían afectarlos negativamente? Para poder responder a esta pregunta tenemos que analizar primero cómo funcionan  los seres vivos. Su unidad funcional es la célula, compuesta por una membrana externa que la separa del entorno, y una parte acuosa interna donde se encuentran las diversas organelas que constituyen dicha célula, incluyendo el núcleo y las mitocondrias. Mientras que el primero alberga el ADN, el material genético con el que se construye la célula, las mitocondrias constituyen las centrales energéticas que proporcionan la energía, en forma de una molécula, el ATP, que la célula utiliza para todas sus funciones. La membrana aísla el interior de la célula de los agentes externos que pueden dañarla, pero tiene que permitir la entrada de nutrientes y el acceso de mediadores químicos que, como las hormonas y los neurotransmisores en su caso, actúan a niveles de la membrana y del núcleo para regular la función celular. Para que estos procesos se produzcan, la membrana genera una diferencia de potencial a través de la membrana, llamado potencial de membrana. Este potencial se genera en base a una distribución de iones negativos y positivos (electrolitos), siendo los primeros más abundantes en el interior celular, lo que proporciona un potencial de membrana en reposo de unos -50 a -70 mV, en función del tipo de célula. Este potencial se modifica en respuesta a numerosos estímulos.

En el caso de células excitables como las neuronas y el tejido cardíaco, se generan además unas diferencias de potencial que se transmiten a lo largo de las fibras nerviosas o tejido de conducción cardíaco para llegar a excitar otras células. Estas corrientes iónicas que se generan en las células nerviosas y musculares, deben asociarse a un campo magnético, que ya hemos dicho que es de 1 pT y 50 pT. Además, en la célula existen otros componentes, los radiales libres, que presentan propiedades paramagnéticas. Todo ello es influenciable por los CEM externos que pueden causar alteración de las membranas celulares, alteración de la comunicación intercelular, y generación de radicales libres responsables de la disfunción celular y de los componentes intracelulares. Se considera hoy en día que la consecuencia de todo ello es el daño al ADN nuclear y a las mitocondrias, que disminuye la generación de energía de la célula, haciéndola incapaz de defenderse de las noxas externas y/o internas, terminando en apoptosis.

Analizando los mecanismos básicos de la función celular es cuando podemos comprender la facilidad con la que los CEM pueden afectarnos. Existen ya diversas evidencias de estos efectos nocivos de los CEM sobre la salud humana. La alteración de la síntesis de ADN y ARN, la alteración de la producción de hormonas, los trastornos de crecimiento y diferenciación celular, y las posibles consecuencias para el desarrollo de proliferación celular y tumorigenesis, llevaron inicialmente a la consideración de potencialmente cancerígenos a los CEM. Pero por otro lado, existen una serie de síntomas más difusos, que incluyen dolores de cabeza, ansiedad, suicidios y depresiones, nauseas, fatiga y pérdida de la libido, que se están relacionando con la exposición de baja intensidad a CEM en el hogar, y que cada vez son más frecuentes. Algunos estudios incluso han demostrado en animales o cultivos celulares que la exposición a 0.1 µT, producían alteraciones importantes en esos organismos. Aunque esos resultados fueron puestos en duda, ya que estamos sometidos a un CEM terrestre mucho más elevado, de 50 μT, los datos anteriormente relatados de la elevada sensibilidad de determinadas especies animales a cambios mínimos, de hasta 10 nT en el CEM, avalan la influencia de los CEM en el funcionamiento y/ comportamiento animal y humano. El listado de posibles patologías, desde banales hasta severas relacionadas con la exposición a CEM es amplísima, y deben tenerse en cuenta y estudiar con detalle para poner los medios adecuados para su prevención. Trastornos cognitivos, alteraciones del ritmo sueño/vigilia, actividad/reposo, trastornos hormonales, etc., nos hablan de una alteración de base, la generación de los ritmos circadianos y, por ende, de la producción de melatonina. Ya que como conocemos hoy en día, la melatonina no sólo es el sincronizador endógeno de los ritmos circadianos, si no que es un regulador esencial de la fisiología celular, principalmente a nivel mitocondrial, los trastornos de esta hormona pueden tener consecuencias letales para el ser humano; de ahí que las alteraciones de la melatonina se asocien a cáncer, síndrome metabólico, enfermedades neurodegenerativas, etc.

Los estudios que niegan estos efectos perjudiciales asociados a la exposición a los CEM normalmente corresponden a evaluaciones a corto plazo de exposición, y que no hay ningún estudio serio que evalúe la exposición crónica, con seguimiento de años, de los CEM. Quizás éste es el principal problema al que nos enfrentamos, y veremos dentro de 20-30 años, cuando ya sea tarde: la aparición de trastornos de diverso índole derivados de dicha exposición crónica.

 

Darío Acuña Castroviejo, Catedrático de Fisiología, Departamento de Fisiología

Centro de Investigación Biomédica, Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud, Avda. del Conocimiento s/n, 18100 Armilla, Granada; correo-e: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Esperamos sea de vuestro agrado,

 

Saludos,