• Contaminación / No sólo está fuera de casa

Contaminación Ambiente Interior

Contaminación química
Los materiales y sus elementos químicos, los productos de limpieza, la polución ambiental y la contaminación acústica o lumínica, son factores que pueden deteriorar el ambiente de nuestro hogar y afectar nuestra salud.
El Aire Interior (AI) de una vivienda no debe contener contaminantes en concentraciones que puedan perjudicar la salud o causar malestar a sus ocupantes.

La composición química del AI puede comprender multitud de sustancias en bajas concentraciones, pero el análisis químico no permite predecir la percepción que los habitantes tienen del aire que respiran, ya que la mezcla de muchos contaminantes aún en bajas concentraciones y matizados por las condiciones de humedad y temperatura puede empeorar la percepción de su calidad.

Fuentes de contaminación del aire interior
  • Deficiencias en la ventilación
La ventilación aporta aire y debe de ser suficiente para diluir los contaminantes hasta niveles inferiores a la percepción humana y a los considerados perjudiciales para la salud.
  • Contaminación exterior
Desde el exterior se produce la entrada de contaminantes como: CO, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno de la combustión de vehículos de motor, y óxidos de azufre (SO2) y COV generados en centrales energéticas y otros procesos industriales.
  • Contaminación interior
Las actividades que se realizan, los materiales de construcción, el mobiliario y el uso de productos químicos influyen en la calidad del AI.
Productos de combustión.
Son el resultado de un mal diseño de la ventilación o un mantenimiento deficiente en aparatos de calefacción, cocinas, estufas, refrigeradores y hornos de gas pueden liberar distintos contaminantes: CO, NO, NO2, SO2 y partículas (PM).
 
Materiales de construcción y mobiliario
Las fibras de vidrio de aislantes térmicos se degradan con facilidad y liberan partículas que se dispersan por los conductos de aire y alcanzan el tejido pulmonar por inhalación. El mobiliario de habitaciones y los productos utilizados en la limpieza y en actividades artísticas y artesanales son fuente de emisión de COV que incluyen formaldehído, benceno o tolueno.  El material de ofimática y de oficina son fuente de COV. El aumento del número de ordenadores en una oficina empeora la sensación subjetiva de calidad del aire y las concentraciones de COV.

Actividades humanas
Los productos de limpieza y de aseo personal contienen partículas respirables irritantes, aunque casi siempre en baja concentración. También los insecticidas y pesticidas contienen organofosforados o hidrocarburos que elevan la concentración de COV.
© 2019 GEA Asociación de Estudios Geobiológicos | Todos los derechos reservados
Teléfono - Fax +34 964 474 650 - Apartado de correos 133, 12580 BENICARLÓ
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.