• Radiación artificial / La otra cara de la tecnología

Radiaciones Artificiales

power-outage
La tecnología ha cambiado por completo nuestra vida, nos aportan muchas comodidades y ventajas pero también presenta aspectos negativos.
Efectivamente, la revolución tecnológica de las últimas décadas ha transformado nuestro entorno. Son indiscutibles los beneficios que la electricidad y las comunicaciones nos ofrecen pero debemos ser conscientes del principal inconveniente que tienen, las radiaciones.

Las radiaciones o campos electromagnéticos (CEM) producidos de forma artifical se pueden agrupar en función de la frecuencia:
  • Baja frecuencia. La generan principalmente los sistemas de transformación y distribución eléctrica, las instalaciones defectuosas sin la adecuada toma de tierra o electrodomésticos que se usan próximos al cuerpo y de forma prolongada.
  • Alta frecuencia: Es producida por sistemas y antenas de telecomunicaciones o por dispositivos wifi, teléfonos móviles o inalámbricos y microondas.
Es evidente que cuanto más tiempo estemos en presencia de campos electromagnéticos, más grave puede ser la afectación. Por esta razón es importante protegernos de las radiaciones en los espacios donde pasamos más tiempo, es decir, en nuestra vivienda y en nuestro lugar de trabajo.
  
El primer paso es realizar un estudio de la Intensidad de Campos Electromagnéticos en tu hábitat, para identificar el origen de la radiación y determinar sus características, ya que los efectos de la exposición dependen de la frecuencia de la radiación y de la intensidad del campo.

En segundo lugar se deben adoptar las medidas correctoras necesarias, que dependerán básicamente del origen de la radiació:
  • Fuentes exteriores. Son líneas de baja tensión o antenas que no cumplen con la distancia mínima obligatoria, transformadores de las compañías eléctricassituados en las calles, líneas de tren electrificadas, emisoras de radio y TV de amplitud modulada, antenas de telefonía móvil, WiFi , WIMAX, etc. Como no está en nuestras manos poder incidir sobre estas fuentes, las soluciones posibles pasan por reducir la radiación con elementos apantallantes (Pintura, tejidos especiales, ...)
  • Fuentes interiores.  Pueden ser instalaciones eléctricas defectuosas, toma de tierra inexistente o mal instalada, cableado insuficiente o mal protegido, aparatos eléctricos con un campo magnético alto, Routers WiFi y electrodomésticos como radio-despertadores, teléfonos inalámbricos domésticos, aparatos Vigila-bebés o monitores de ordenador. Ante estas radiaciones sí que podemos actuar con medidas como corregir los defectos de las instalaciones y eliminar o limitar el uso de equipos que generen radiación.
© 2019 GEA Asociación de Estudios Geobiológicos | Todos los derechos reservados
Teléfono - Fax +34 964 474 650 - Apartado de correos 133, 12580 BENICARLÓ
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.